CLÁSICOS del ROCK!

Revista digital para amantes del rock clásico

FREE

Posted by siganmelosbuenos en mayo 25, 2008

Conocidos mundialmente por su legendaria canción All Right Now, el grupo británico Free fue una de las formaciones más interesantes del rock británico de finales de los años 60 y principios de los 70. Sus directos causaron auténtica conmoción en la época, con el protagonismo fundamental de su prodigioso cantante Paul Rodgers y el malogrado guitarrista Paul Kossoff. Pero Free nos dejaron además notables y desconocidos discos de estudio que, a pesar de mostrar un repertorio en ocasiones demasiado ligero para los más rockeros, contienen momentos memorables que merecen una segunda escucha.

 

El grupo Free se formó en la ciudad de Londres en la primavera de 1968. El cantante Paul Rodgers (1949) había llegado poco antes a la capital británica desde su ciudad natal de Middlesborough con el objetivo de hacerse un hueco en el panorama blues-rock londinense con su banda The Wildflowers, anteriormente conocida como The Roadrunners. Sin embargo, la formación apenas sobrevivió unos meses y Rodgers pasó a cantar en otra modesta banda de la ciudad, Brown Sugar. Fue entonces cuando, tras una de sus portentosas actuaciones en directo, fue invitado por el guitarrista Paul Kossoff (1950) y el baterista Simon Kirke (1949)a unirse al proyecto musical que andaban fraguando por entonces. Ambos instrumentistas provenían del grupo de blues Black Cat Bones, con el que habían teloneado nada menos que a los Fleetwood Mac de Peter Green. Sin duda, Kossoff compartió muchas tardes de enseñanzas y conversaciones sobre blues con Green, del que a buen seguro aprendió a conseguir el precioso tono de su guitarra que tanta admiración despertó entre sus colegas. La nueva formación que comenzó a ensayar en abril de 1968 se completó con el bajista Andy Fraser (1952), que a pesar de contar con tan sólo quince años ya había tenido el privilegio de tocar con los Bluesbreakers de John Mayall. Fraser llegó además recomendado por el maestro del blues británico Alexis Corner, que fue al parecer quien sugirió a la banda el nombre de Free. A pesar de su juventud, la nueva formación causó desde su presentación un enorme impacto en los locales londinenses por sus potentes recreaciones en directo de los clásicos del blues y pronto consiguieron un contrato discográfico con Island Records.

El cantante Paul Rodgers y el guitarrista Paul Kossof

En octubre de 1968, Free completó en el estudio su álbum de debut con unas condiciones de grabación bastante precarias, debido al bajo presupuesto con el que contó el productor Guy Stevens (famoso años después al producir el álbum London Calling de The Clash). Al mes siguiente, ya estaba el disco en la calle con el título Tons of Sobs, y a pesar de las citadas carencias de producción, el público se encontró ante un magnífico debut, con un repertorio en el que ocho de las diez canciones estaban compuestas por el cantante Paul Rodgers, algunas en colaboración con sus compañeros Fraser y Kossoff, algo inusual en los grupos de rythm and blues británicos de los 60, que solían estrenarse con álbumes plagados de las típicas versiones de clásicos americanos como Bo Diddley, Muddy Waters, Howling Wolf, etc. Tras la breve intro de Over the Green Hills-Part 1, cuya segunda parte cierra el álbum, se presenta de inmediato el potente blues-rock que definirá el sonido característico de los primeros Free con Worry y Walk in my Shadow, temas sustentados en la soberbia interpretación vocal de Rodgers, los solos de guitarra de Kossoff, con su famoso vibrato que tanto sorprendió al mismísimo Eric Clapton, y la vital base rítmica que aportaban Fraser y Kirke.

Sin llegar todavía ninguno de ellos a los 20 años, el grupo Free dejaba atrás los clichés del rythm and blues británico para acercar el blues a terrenos más cercanos al hard-rock que dominará la primera mitad de la década de los 70. En la versión del clásico Goin´Down Slow encontramos una de las más extensas demostraciones de virtuosismo técnico de Kossoff. Después llegan los dos temas más conocidos del álbum: I´m a Mover, que salió también en disco sencillo, y la versión rockera del tema The Hunter, que publicara el año anterior el gran bluesman Albert King con Booker T and the MG´s. Tons of Sobs se cierra sin embargo con la oscura pero interesante Moonshine compuesta por Rodgers y Kossoff y con Sweet Tooth, cuyo ritmo jazzístico recuerda algo a los primeros Jethro Tull.

El álbum de debut: Tons of Sobs (1968)

Tras su presentación discográfica, Free aumentó su ritmo de conciertos por todo el país y se ganó día tras día un gran número de adeptos entre el público británico. Pero al mismo tiempo continuaron grabando, y en octubre de 1969 publicaron su segundo álbum, que se tituló simplemente Free, y que supuso un cambio formal en su propuesta musical. Andy Fraser había asumido un mayor protagonismo en el grupo y comparte con Rodgers la composición de todas las canciones del repertorio, imponiendo el sonido de su bajo en funciones casi de guitarra rítmica. Producido en esta ocasión por el propio jefe de Island Records, Chris Blackwell, Free ofrece un sonido más suave y contenido que el abrasivo blues-rock del primer disco, con un predominio de temas lentos y una presencia limitada de los magistrales solos de Kossoff. Así, aunque el álbum empieza con fuerza con I´ll Be Creeping y la magistral Songs of Yesterday, enseguida llega la balada Lying in the Sunshine, que precede a una alternancia de temas variados en el resto del repertorio, incluido el único instrumental del grupo y algunos aciertos como el funky Trouble on Double Time, Woman, o el tema acústico Mourning Sad Morning, que contó con la flauta de Chris Wood, componente del grupo Traffic. Pero ni los sencillos Broad Daylight y I´ll Be Creeping ni el álbum lograron alcanzar buenas ventas, algo que por fin conseguirían con su siguiente grabación.

Free (1969)

El tercer álbum de Free, Fire and Water, se publicó en junio de 1970 y supuso un enorme éxito de ventas para el grupo y su lanzamiento al olimpo de los grandes del rock de la época, impulsado sobre todo por su legendario tema All Right Now. Producido por ellos mismos, Fire and Water mantiene el dúo Rodgers-Fraser en la composición y la alternancia de medios tiempos rockeros y baladas, y aunque las raíces blueseras parecían definitivamente olvidadas, el álbum fue mucho mejor recibido por el público en esta ocasión, llegando al número 2 en las listas británicas y al 17 en las de Estados Unidos. Tras el guitarrero Fire and Water que da título al disco, se suceden los ritmos relajados, de agradable degustación, aunque al menos en el tema Remember podemos volver a disfrutar por un momento de los solos de Kossoff. Del resto del repertorio, sobresalen Mr.Big, con un pletórico Rodgers y un climax instrumental magistral al final del tema a cargo de Kossoff y Fraser, y el ya conocido All Right Now para concluir.Pero frente al clima relajado de las grabaciones de estudio,en directo Free ponían toda la carne en el asador y tanto Rodgers como Kossof actuaban con mayor libertad. No en vano, sus conciertos eran auténticos acontecimientos y ese mismo año de 1970 Free actuó con gran éxito ante 600.000 personas en el histórico festival veraniego de la Isla de Wight, compartiendo cartel con los grandes del rock como The Who, Jimi Hendrix, Chicago, Jethro Tull, The Doors, etc.

Fire and Water (1970)

Poco después, el grupo volvió al estudio para registrar su cuarto álbum, Highway, que salió a la venta a finales de 1970, aunque el resultado no igualó ni mucho menos las ventas y repercusión de Fire and Water, pues tan sólo alcanzó el puesto 41 en Gran Bretaña y fue un completo fracaso en Estados Unidos. El repertorio repetía los patrones tranquilos de discos anteriores, con predominio en esta ocasión de las baladas y números acústicos. Pero aunque Highway no contaba con el gancho discográfico de un All Right Now, se trata de un álbum más interesante y fresco que el anterior, con varios temas destacables como la maravillosa balada Be My Friend, los clásicos The Stealer y Ride on a Pony, que salieron en disco sencillo, o el acústico Soon I Will Be Gone, que presentaba una cuidada y delicada orquestación y coros. En muchas de las canciones, sobre todo en las baladas, Kossoff adorna la interpretación con unas notas de guitarra limpias, además de encargarse acertadamente de las partes de piano. A principios de 1971, los miembros de Free comenzaron a grabar nuevas canciones, pero la convivencia se resquebrajaba por momentos por el agotamiento de la relación entre Rodgers y Fraser, el bajón en las ventas de discos y el deterioro de la salud de Kossoff por culpa de su dependencia de las drogas. La consecuencia fue la repentina disolución del grupo, dejando cuatro temas registrados que años después fueron rescatados e incluidos en la reedición en CD de Highway. Dos de ellos fueron publicados no obstante en un disco sencillo en abril de 1971, poco después de la separación, y el tema My Brother Jack escaló hasta el número 4 de las listas británicas.

Highway (1970)

Ante la separación de Free, Island Records editó rápidamente un álbum en directo titulado Free Live!, que llenó las arcas de la discográfica desde su salida en septiembre y alcanzó el número 4 de las listas británicas. Los temas fueron grabados en dos conciertos celebrados en 1970 en las ciudades locales de Sunderland y Croydon y nos muestran el sonido rockero que hizo de Free uno de los grupos preferidos de la época y a Kossoff uno de los guitarristas más reverenciados. Por desgracia, sólo se incluyen siete temas en vivo (con los favoritos All Right Now, I´m a Mover, Mr.Big y The Hunter entre ellos), con la curiosidad de que para cerrar el álbum se añadió una de las últimas grabaciones de estudio del grupo, la estupenda canción Get Where I Belong.

 el directo Free Live! (1971)

Mientras tanto, Fraser formó el trío Toby, con el que grabó un album que no llegó a salir a la calle, y Kossoff y Kirke se unieron al bajista japonés Tetsu Yamauchi y al teclista John Rabbit Bundrick, con los que publicaron el álbum Kossoff, Kirke, Tetsu and Rabbit. Pero a finales de 1971, los miembros de Free aparcaron sus diferencias y volvieron a reunirse, con la velada intención de dar una mayor estabilidad emocional y personal a Kossoff, que había entrado en barrena tras la disolución del grupo. Rodgers se hizo cargo incluso del piano en lugar de su compañero, aunque con no demasiada fortuna. En junio de 1972, se publicó el álbum de reaparición de Free tras su breve separación, Free at Last, en el que solidariamente todos los temas aparecían firmados por los cuatro miembros. Pero aunque el repertorio comienza con fuerza con Catch a Train, pronto se descubre que el grupo estaba falto de ilusión e interés, lo que se refleja en una obra musical que se puede considerar la más floja de la discografía de Free, aunque el álbum llegó a un más que decente número 9 de las listas británicas. Pero ni siquiera el fraseo continuo y repetitivo de la guitarra de Kossoff en los temas más rockeros sirvió para enmascarar el pobre resultado.

El álbum Kossoff, Kirke, Tetsu and Rabbit (1971) y Free at Last (1972)

La situación se complicó un poco más cuando el grupo salió de gira de promoción y Kossoff evidenció que no estaba en condiciones físicas de acometer las actuaciones en directo, ante la desesperación del público, que suplicaba por la recuperación del venerado guitarrista. Finalmente, Kossoff tuvo que someterse a una cura de desintoxicación de su adicción a las pastillas y Andy Fraser decidió abandonar definitivamente Free a finales del verano de 1972. Entonces Kirke llamó a sus antiguos amigos el bajista Tetsu Yamauchi (1946) y el teclista John “Rabbit” Bundrick (1948) para completar la formación y poder terminar la gira. Con los nuevos compañeros en sus filas y Kossoff recuperándose de sus problemas, Free fue capaz todavía de grabar un último álbum, que salió a la venta en enero de 1973 con el título de Heartbreaker. En esta ocasión, se hizo un mayor esfuerzo en la producción y se reclutó al prestigioso Andy Johns, que contribuyó a una mejor mezcla de sonido y a buscar músicos de estudio que cubrieran los malos momentos de Kossoff en algunos días de grabación. De hecho, para sorpresa y gran decepción del guitarrista, su nombre aparecería en los créditos del nuevo disco como músico adicional.

Aunque algunos temas se firmaron de nuevo de forma conjunta, la mayoría del repertorio de Heartbreaker fue compuesto por Rodgers, aunque también Bundrick aportó dos canciones. El resultado es mucho más convincente que el anterior, incluso excelente, y las ventas volvieron además a ser buenas, llegando al número 9 en Gran Bretaña y al 47 en Estados Unidos. El tema que abre el disco, el potente Wishing Well, se convirtió en uno de los más conocidos del repertorio de la banda y llegó hasta el número 7 de las listas de sencillos. Tras Wishing Well, llegan dos interesantes temas: la balada pianística Come Together in the Morning, con un brillante solo de guitarra sobrealimentada a cargo de Kossoff, y el optimista honky tonk Travellin´ in Style, que parecía devolver la frescura de otros tiempos. El álbum alcanza su climax con el intenso tema que da título al disco, Heartbreaker, que muestra influencias del rock progresivo, con una excelente instrumentación de todo el grupo. El repertorio continúa con las composiciones de Bundrick Muddy Water y la progresiva Common Mortal Man, con predominio lógico de los teclados. Este quinto y último registro de Free concluye con la balada Easy on My Soul y la dramática Seven Angels, que va creciendo de intensidad para cerrar con brillantez el álbum.

El último álbum de Free: Heartbreaker (1973)

A pesar de la notable factura musical y las buenas ventas de Heartbreaker, el grupo no consiguió estabilizarse y finalmente se produjo el cierre definitivo de Free. En su andadura personal a partir de entonces, los más afortunados fueron sin duda Rodgers y Kirke, que enseguida formaron junto al guitarrista Mick Ralphs y el bajista Bozz Burrell el grupo Bad Company, con el que conseguirían desde su primer disco un éxito abrumador y ventas millonarias. Tampoco le fue mal sin embargo a Yamauchi, que fue llamado para sustituir a Ronnie Lane en The Faces, ni a Bundrick, que se ganó la vida como solicitado músico de sesión y colaborador habitual de The Who. Andy Fraser no tuvo tanta suerte con sus nuevos grupos Shark y The Andy Fraser Band, pero después se ganó una buena reputación como compositor de temas para músicos como Joe Cocker, Robert Palmer, Rod Stewart y otros. Por último, Paul Kossoff pareció resurgir de sus cenizas en poco tiempo, y liberado de sus conflictos dentro de Free, ofreció lo mejor de sí en su excelente álbum en solitario Back Street Crawler (1973), en el que contó con la colaboración de todos sus ex-compañeros. Aprovechando el título de su disco, formó la banda Back Street Crawlers,con la que grabó dos nuevos álbumes: The Band Plays On (1975) y Second Street (1976), muy apreciados por las fanáticos del gran y malogrado guitarrista, que desgraciadamente falleció en marzo de 1976 por causa de un ataque al corazón sufrido en pleno vuelo de Los Angeles a Nueva York. En 1977, se publicó una retrospectiva de su carrera en el recopilatorio Koss.

Los discos de Paul Kossoff en solitario: Back Street Crawler, The Band Plays On y Second Street

Free en directo con su famoso All Right Now

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: