CLÁSICOS del ROCK!

Revista digital para amantes del rock clásico

GARY MOORE Wild Frontier

Posted by siganmelosbuenos en marzo 10, 2008

Tras esforzarse durante quince años en demostrar que era uno de los mejores guitarristas europeos del rock, el irlandés Gary Moore consiguió por fin con su disco Wild Frontier (1987) poner al servicio de su impresionante técnica guitarrística un talento notable como compositor. Dejando de lado la pirotecnia metalera y con la inspiración de su tierra irlandesa en la música y letra, Moore nos regaló en esta imperecedera obra piezas llenas de fuerza y emoción como Over the Hills and Far Away, Wild Frontier o el instrumental The Loner.

A mediados de los años 80, Gary Moore (Belfast,1950-Estepona, 2011) había demostrado, tras muchos altibajos, todo lo que hacía falta en el mundo del rock europeo. Por fin, sus discos en solitario parecían alcanzar cierta notoriedad y sus actuaciones en directo congregaban a miles de fanáticos, sobre todo en Europa y Japón. En 1985, había editado el excelente disco Run for Cover, que incluían las últimas colaboraciones de su amigo y excompañero en Thin Lizzy Phil Lynott en Out in the Fields y Military Man. Al año siguiente, el guitarrista de Belfast comenzó a grabar los primeros cortes de su próximo álbum, en lo que pretendía ser un homenaje a su tierra irlandesa. Esta vuelta a las raíces nació principalmente después de que Moore actuara en el legendario festival benéfico en favor de los desempleados celebrado en Dublín (Self Aid) el 17 de mayo de 1986, en el que participaron todas las grandes leyendas del rock y el folk isleño como U2, The Pogues, Rory Gallagher, Bob Geldof, The Chieftains, Clannad o Van Morrison. Tras interpretar Don´t Believe a Word y Cowboy Song con miembros de Thin Lizzy, Moore cerró el festival tocando la guitarra en un etílico fin de fiesta en el que varios de los participantes cantaron el tradicional Whiskey in the Jar. A este deseo de homenaje a Irlanda se uniría lógicamente el recuerdo de Phil Lynott, fallecido en los primeros días de 1986, al que dedicó su nueva obra con el lema “For Philip” en la contraportada.

self-aid.jpg

Cartel del festival Self Aid celebrado en Dublin en 1986

Antes de la publicación del disco de larga duración salió a la venta un maxisingle de anticipo con versiones extendida y sencilla del temazo Over the Hills and Far Away, quizás la mejor canción de rock con ritmo irlandés que se pueda escuchar en el repertorio moderno. Moore presenta más que nunca su milimétrica medida de tiempo en un tema redondo y lleno de energía cuya versión sencilla llegó al número 20 de las listas y fue promocionada con un épico videoclip. Algunos críticos acusaron no obstante a Moore de copiar de manera oportunista el modelo de otros grupos de folk-rock irlandés. En la cara B del maxisingle se incluyeron la balada Crying in the Shadows y una grabación en directo de All Messed Up, tema incluido en su último disco. El álbum Wild Frontier salió finalmente a la venta en marzo de 1987 con el sello Virgin y producido por el propio Gary Moore junto a James Jimbo Barton, Pete Smith y Peter Collins. Moore prescindió de su habitual banda y larga lista de colaboradores; tan solo conservó la compañía de Neil Carter a los teclados y voces y de Bob Daisley al bajo, y recurrió a cajas de ritmo y samplers programados para suplir la batería, con un resultado más decente de lo que se podía esperar.

Excepto una versión, todo el repertorio de este álbum está compuesto por Moore, que canta y toca la guitarra en cada una de las canciones, con la colaboración a los coros y la composición de Carter en dos de los temas. Los más ortodoxos criticaron las concesiones de Moore a un sonido digerible para el público general, en un intento por salir del reducido círculo de los seguidores del heavy metal. Aunque existen álbumes más representativos de la carrera del irlandés como Back on the Streets o Run for Cover, para los rockeros más clásicos, o Victims of the Future o Corridors of Power, para los más heavies, lo cierto es que la calidad musical de Wild Frontier es innegable y el repertorio presenta una frescura y fuerza contagiosa, sin necesidad de excesivos alardes pirotécnicos a la guitarra. Tras el sencillo Over the Hills and Far Away que abre el disco, encontramos el magnífico Wild Frontier, en el que también se encuentran reminiscencias de la música tradicional irlandesa, pero ahora con la violencia política en las calles de su antaño tranquila Belfast como trasfondo temático. El buen tono rockero se mantiene con Take a Little Time y la primera cara se cierra con el instrumental The Loner, que Moore tomó prestado del álbum que grabó con Cozy Powell, Over the Top (1979). Se trata de un tema compuesto por Max Middleton para Jeff Beck, pero que este rechazó, y el músico irlandés lo arregló en forma de balada con un envolvente y espacial sonido de guitarra que engancha desde el principio. Las notas sostenidas y el tono inigualable de la guitarra que aprendió de su ídolo Peter Green le sirvieron así para obtener un acertado triunfo, como hiciera con anterioridad con sus temas Parisienne Walkways y Empty Rooms.

images1.jpg

Gary en directo

La segunda parte de Wild Frontier comienza con una particular y pegadiza versión del éxito de los Easybeats Friday on My Mind, marcada por el ritmo de los teclados de Neil Carter. Después llegan Strangers in the Darkness, un tema melancólico que recuerda el sonido mágico de sus paisanos U2, y Thunder Rising, otra descarga guitarrera que da perfecto soporte a la épica de su letra, basada en el héroe mitológico celta Cuchulain. El álbum se cierra con la balada típicamente irlandesa Johnny Boy, en la que Moore canta mejor que nunca con un suave fondo de instrumentos tradicionales de la Isla Esmeralda. Wild Frontier fue todo un éxito y alcanzó ventas de disco platino en las islas británicas, aunque no tantas en Estados Unidos. En 1987, Moore publicó el último disco de su época hard-rock, After the War, para después iniciar una etapa totalmente dedicada al blues, en busca de nuevas vías para el éxito comercial. Aunque empezó de manera brillante con Still Got the Blues, el guitarrista irlandés fue cayendo poco a poco en un cada vez más anodino homenaje a los clásicos del blues americano.

Aquí tenéis a Gary Moore con su amigo Phil en Out in the Fields

  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: