CLÁSICOS del ROCK!

Revista digital para amantes del rock clásico

ROD STEWART (1964-1974)

Posted by siganmelosbuenos en mayo 15, 2007

Conocido por las nuevas generaciones como cantante melódico de baladas, Rod Stewart ha sido sin embargo uno de los artistas fundamentales de la historia del Rock, tanto como cantante como compositor. Su áspera y personal voz y su fuerza en la interpretación han dado vida a decenas de extraordinarias canciones de los años 60 y 70 , al tiempo que su contribución en grupos como The Jeff Beck Group o The Faces o en sus propios discos con el sello Mercury merecen situarle entre los grandes de la música moderna.

PARTE I: AÑOS DE FORMACIÓN

Roderick David Stewart nació en Londres en 1945, aunque su familia era de origen escocés, raíces de las que el cantante siempre hará orgullosa bandera. Tras un fracasado intento de convertirse en futbolista en las categorías inferiores del Bretford londinense y un breve paso por la escuela de arte, Rod comenzó a interesarse por la música y con 17 años se marchó al continente junto al cantante de folk Wiz Jones, con el que tocó la guitarra y la harmónica en las calles para ganarse la vida. Pero después de pasar por las costa francesa, Rod viajó hasta Barcelona, aunque al poco tiempo fue deportado a Inglaterra al aplicársele la ley de “vagos y maleantes” del entonces régimen franquista español. De vuelta en Londres, actuó a menudo en pubs locales y pasó pronto del folk y el rock and roll clásico a interesarse cada vez más por el blues y el soul y a forjar sus cualidades como cantante imitando a ídolos como Sam Cooke.

En esta época, se dice que colaboró con sus ex-compañeros de colegio Ray y Dave Davies en la formación de The Kinks, pero lo que es cierto es que en 1963 el joven cantante empezó a hacer los coros y tocar la harmónica en el grupo de Birmingham The Dimensions. Sin embargo, cuando más tarde entró en la formación el cantante Jimmy Powelly el grupo pasó a llamarse JIMMY POWELL AND THE FIVE DIMENSIONS, Rod tuvo sus roces con el líder de la banda y finalmente abandonó el barco para unirse poco después al cantante y pionero del blues británico Long John Baldry (1941-2005), que le invitó a formar parte de su grupo THE HOOCHIE KOOCHIE MENcomo segundo vocalista, después de escucharle cantando en una estación del suburbano londinense. Con este grupo -que en realidad era una continuación de los All Star del bluesman Cyril Davis, muerto a los 32 años justo el día que Rod se incorporó a la formación– Stewart consiguió su primer contrato profesional y registró su primera grabación en disco, interpretando a dúo con su mentor Baldry el tema Up Above my Head en la cara B del primer sencillo de la formación.

baldry.jpg

El bluesman británico Long John Baldry (1941-2005)

Poco a poco, el carisma de Rod en escena y su potente garganta le fueron granjeando una creciente fama en los clubes más frecuentados de Londres, entre ellos el mítico Marquee, y fue por entonces cuando empezó a ser conocido entre los jóvenes beatniks de la ciudad como Rod the Mod o The Mod´s delight, por su impecable y particular forma de vestir y peinarse. Los managers del cantante decidieron que era momento de iniciar su carrera como solista, y Rod grabó varias versiones de clásicos del blues en los estudios de la compañía Independent Music, aunque acompañado de los músicos de The Hoochie Koochie Men, pues quería ser fiel a su compromiso con el grupo de Baldry. Las demos de estas grabaciones fueron presentadas a la discográfica Decca Records, que las deshechó, y no saldrían a la luz hasta doce años después, cuando Rod era ya una estrella mundial, aunque el artista siempre las rechazó por tratarse de unos registros discretos técnica y musicalmente. En cualquier caso, Decca no fue ajena al potencial del cantante y finalmente le contrató para publicar su primer disco como solista. Así, en octubre de 1964 salió a la venta el primer sencillo de Rod Stewart, que incluía la magnífica versión acústica del clásico de Sonny Boy Williamson Good morning Little Schoolgirl, en la que tocaba el bajo el entonces músico de sesión John Paul Jones, futuro miembro de Led Zeppelin. Sin embargo, la canción no despertó demasiado entusiasmo y tuvo la mala suerte de que el por entonces famoso grupo de rythm and blues The Yardbirds publicara casi al mismo tiempo su propia versión del mismo tema, lo que oscureció la interpretada por Rod.

A finales de 1964, The Hoochie Koochie Men se disolvió, aunque enseguida Long John Baldry volvió a contar con Rod para su nuevo proyecto, el grupo STEAMPACKET, que había sido creado a iniciativa del productor Giorgio Gomelsky uniendo a los chicos de Brian Auger and the Trinity con las voces de Baldry, la cantante Julie Driscoll y finalmente Rod Stewart, que abandonó su breve colaboración con el grupo de Southampton SOUL AGENTS. La mezcla de soul, blues, gospel y jazz instrumental funcionó en directo y el grupo llegó a realizar en verano una breve gira con The Rolling Stones. Pero pronto las diferencias entre los artistas y entre los managers y discográficas de cada uno de ellos frustaron el proyecto musical, que incluía la publicación de las canciones que el grupo había grabado en diciembre de 1965, y que no fueron editadas hasta 1971 por un sello francés, aprovechando otra vez el éxito de Rod Stewart.

steampacket.jpg

La edición moderna de las grabaciones de Steampacket

Rod Stewart sí vio publicado a finales de 1965 con el sello Columbia su segundo disco sencillo en solitario, en el que interpretaba las canciones compuestas por Barry Mason The Day Will Come y Why Does it Go On. Poco antes,la cadena televisiva ITV había emitido un documental sobre Rod the Mod, como un modelo de la subcultura mod londinense. En abril de 1966, salió un nuevo sencillo con Columbia, en el que contó con la colaboración de Brian Auger y su grupo para ofrecer una competente versión del Shake de Sam Cooke en la cara A y el tema I Just Got Some en la cara B. Pero estas grabaciones fueron un fracaso de ventas y, tras dejar Steampacket, Rod se unió a los PETER B´S LOONERS del teclista Peter Bardens, que enseguida se disolvieron para dar paso al nuevo grupo THE SHOTGUN EXPRESS, en el que Rod tuvo como compañeros al gran guitarrista Peter Green y al baterista Mick Fleetwood, que después formarían Fleetwood Mac. Con ellos grabó para el sello Columbia un sencillo que contenía un interesante dúo junto a la cantante Beryl Marsden en el tema I Could Feel the Whole World Turn Round Underneath Me (con el instrumental Curtains en la cara B), si bien la interpretación se vio perjudicada por la excesiva orquestación de la canción.

En un segundo sencillo del grupo no participó al parecer Stewart. En cualquier caso, la banda Shotgun Express no terminó de arrancar y Rod se encontró de nuevo buscando de aquí para allá donde asentarse como cantante. Así, en 1967 grabó con el grupo Aynsley Dunbar Retaliation una pletórica versión del clásico de Buddy Guy Stone Crazy, con la participación también como invitados de Peter Green a la guitarra y Jack Bruce al bajo, aunque el tema no fue publicado hasta 1973 en el recopilatorio The History of British Blues Vol.1. Ese mismo año grabó un dueto con la cantante PP Arnold (Come home baby) que fue producido por Mick Jagger y contó con la guitarra de Keith Richards y la sección de vientos de Georgie Fame, aunque tampoco en este caso la canción salió a la luz entonces.

shotgun-express.jpg

El único y buscado disco sencillo de The Shotgun Express (1966)

La constancia de Rod tuvo por fin sus frutos cuando a finales de 1967 fue invitado por Jeff Beck, ex-guitarrista de The Yardbirds, para desempeñar el papel de cantante en su nuevo grupo, THE JEFF BECK GROUP, que triunfó llevando el blues eléctrico a territorios cercanos al hard rock. Con The Jeff Beck Group, el cantante londinense realizó una gira por Estados Unidos en la que se enfrentó por primera vez a estadios llenos de público, y grabó dos excelentes discos, además de conocer al que sería su alma gemela y compañero musical en años siguientes, el guitarrista Ron Wood, que entonces tocaba el bajo. En el excelente álbum de debut del grupo, el legendario Truth de 1968, Rod demostró por fin sus portentosas cualidades vocales, después de años curtiendo y puliendo su estilo, en canciones como Shapes of Things, Blues de Luxe o I Ain´t Supertitious.

Al mismo tiempo, Rod publicó en solitario en marzo de 1968 un nuevo sencillo con la excelente composición de Mike D´Abo Little Miss Understood y su primera creación como compositor, el fallido blues So much to Say, y meses después puso su voz a tres temas del grupo Python Lee Jackson durante las sesiones de grabación que llevaba a cabo esta formación australiana en Londres, en sustitución del hasta entonces cantante oficial David Bentley, que se vió incapaz de cantarlas. Uno de estos temas fue el fantástico In a Broken Dream, que alcanzaría el número 3 en las listas británicas en 1972, cuando se reeditó el sencillo original de 1970. También por estas fechas, durante una gira por Estados Unidos, Rod participó en una de las canciones del extravagante proyecto de Frank Zappa como productor, GTO´s (Girls Together Outrageously), un grupo formado por ¡cinco groupies! Ya en 1969, Rod grabó con The Jeff Beck Group el segundo y más salvaje álbum Beck-Ola, pero mientras el grupo iniciaba su lenta disolución, el cantante despegaba definitivamente como artista al publicar su primer disco en solitario con Mercury Records, división del sello Polygram, y preparar con Ron Wood y los ex-miembros de Small Faces el nacimiento del supergrupo THE FACES. (ver nuestro especial dedicado a este grupo)

jeff-beck-group.jpgtruth.jpg

The Jeff Beck Group y su primer álbum Truth (1968)

 

PARTE II: THE FACES Y LOS DISCOS EN SOLITARIO CON MERCURY RECORDS

El primer álbum de Rod Stewart en solitario salió a la venta en otoño de 1969, cuando el cantante todavía era oficialmente miembro de The Jeff Beck Group. Se tituló An Old Raincoat Won´t Ever Let You Down, aunque en Estados Unidos fue editado como The Rod Stewart Album,con una portada diferente. A pesar de no obtener ventas espectaculares, este disco fue muy bien recibido por los críticos, pues presentaba una acertada combinación de excelentes versiones de folk y potentes temas rockeros. Especialmente destacada fue la novedad de incluir cuatro composiciones del propio Rod, además de un más que solvente arreglo propio del tema tradicional Man of Constant Sorrow, que había popularizado en su primer álbum de 1962 su admirado Bob Dylan, del que haría otras versiones en discos posteriores. En el repertorio se encontraban también versiones de la canción social Street Fighting Man de Jagger y Richards y del clásico del folk británico Dirty Old Town de Ewan McColl. Como guinda se incluyó la primera de las baladas de éxito interpretadas por Rod, Handbags and Gladrags, compuesta en 1967 para el cantante Chris Farlowe por su amigo Mike D´Abo (1944), ex-vocalista de Manfred Mann,que se encargó del arreglo y de tocar el piano en la grabación. Por su parte, las obras de Stewart mostraron un más que notable talento compositivo, sobre todo en las potentes Blind Prayer y Cindy´s Lament, impecablemente respaldadas por Michael Waller a la batería (un impresionante instrumentista que ya había tocado con Cyril Davis, Steampacket, John Mayall y The Jeff Beck Group), Ron Wood al bajo y guitarras, Martin Pugh a la guitarra solista, Martin Quittenton en la guitarra acústica e Ian McLagan al piano y órgano.

an-old-raincoat.jpg

An Old Raincoat Won´t Ever Let You Down (1969)

A pesar del buen resultado de su debut en solitario, Rod todavía emprendió una última gira con The Jeff Beck por Estados Unidos, aunque pronto iniciaría su carrera paralela como miembro de los recién nacidos The Faces, con los que editó a principios de 1970 el álbum First Step. Ese mismo año, en el mes de noviembre, salía a la venta su segundo álbum en solitario, Gasoline Alley, en el que participaron sus compañeros de The Faces Ron Wood, Ronnie Lane y Kenny Jones. Ahora sí, las ventas fueron bastante mejores y aunque en este caso flojean las composiciones del cantante, el conjunto es un nuevo acierto musical. La línea artística se mantuvo, con alternancia de baladas y temas folk y rock a partes iguales y una brillante instrumentación e interpretación vocal. La excelente fotografía y diseño de la portada corrió de nuevo a cargo de Marcus Keef. De las canciones de Stewart destaca únicamente el tema que da título al disco, Gasoline Alley, compuesta junto a su amigo Wood y en la que el cantante tocó de nuevo el banjo. Predominan en cambio las versiones, con momentos brillantes como la inevitable revisión acústica de Dylan en Only a Hobo, el tema de Elton John y Bernie Taupin Country Comfort,el hit Cut Across Shorty de Eddie Cochran o la potente I Don´t Want to Discuss it, en la que destaca la impecable instrumentación de sus compañeros los Faces Wood, Lane y Jones. También había versiones de Small Faces y del clásico It´s all over now de Bobby Womack.

gasoline-alley.jpg

Gasoline Alley (1970)

Tras el segundo disco de The Faces, Long Player, publicado a principios de 1971, llegaría a mediados de ese mismo año la obra maestra de Rod Stewart, Every Picture Tells a Story, con su archifamosa canción Maggie May, alcanzando tanto el álbum como este tema el número 1 de las listas de ventas en Gran Bretaña y Estados Unidos, ciertamente con todos los merecimientos, ya que se trata de una obra extraordinaria de principio a fin, en la que Stewart alcanzó su cima como compositor. Además de los habituales Wood, McLagan, Quittenton y Mick Waller, participaron también en las grabaciones un buen número de músicos nuevos y coristas de acompañamiento. Las composiciones de Stewart son la columna vertebral del disco, completado nuevamente con versiones de temas de soul y folk favoritos del cantante. Aunque en Every Picture tells a Story no sobra ningún tema, la mejor parte del disco se encontraba sin duda en la cara B. La primera cara se abre con la canción de Stewart que da título al disco, Every Picture Tells a Story, seguida de tres versiones de Seems Like a Long Time de T. Anderson, That´s all right de A. Crudup y Tomorrow is Such a Long Time de Dylan, además de un arreglo del himno religioso Amazing Grace. Pero tras un breve interludio guitarrístico de Martin Quittenton, llegan Maggie May y Mandolin Wind, dos extraordinarias composiciones de Stewart con un brillante sonido folk.

En Maggie May el cantantecontó con la colaboración en la composición de Martin Quittenton -que le proporcionará más tarde otras muy buenas canciones- y la mandolina de Ray Jackson, un artista de la ciudad de Lindisfarne cuyo nombre Stewart dice en el disco no recordar, pero que también fue pieza fundamental en Mandolin Wind. Curiosamente, Maggie May apareció en un sencillo como cara B del tema Reason to Believe, una versión de la canción del popular Tim Hardin que cierra este fantástico disco precedida de otra versión, en este caso del (I know) I´m losing you de The Tempations. En definitiva, el impresionante éxito de Every Picture Tells a Story catapultó definitivamente a Rod Stewart al estrellato en Gran Bretaña y Estados Unidos, aunque al mismo tiempo perjudicó su carrera paralela con The Faces, con los que seguía girando y grabando, pues comenzaron los problemas de egos con algunos de sus miembros y las disputas entre las discográficas por los derechos de las canciones de Stewart.

every-picture.jpg

Every Picture Tells a Story (1971)

A finales de 1971 se publicó el tercer disco de The Faces, A nod is as good as a wink..for a blind horse, y en Julio de 1972 llegó el cuarto disco de Stewart con Mercury, Never a Dull Moment, que alcanzó también el número 1 en Gran Bretaña y el 2 en Estados Unidos. Aunque no llega a la magistral brillantez de Every Picture Tells a Story, sin duda se trata de un excelente álbum que vuelve a funcionar con la mezcla del rock y folk de las composiciones del tándem Stewart-Wood (True Blue, Lost Paraguayos o Italian Girls) con las baladas y versiones que tan bien dominaba el cantante inglés, como se demuestra en Angel de Jimi Hendrix, I´d Rather Go Blind de Etta James o Twisting the Night Again de Sam Cooke. El disco contiene además una nueva joya, la balada You Wear it Well, compuesta junto a Martin Quittenton y que consiguió el número 1 como sencillo en Gran Bretaña. En otro de los sencillos publicados con canciones del nuevo álbum se incluyó junto a la versión de Angel de Hendrix el tema country de Glen Sutton What Made Milwaukee Famous (Has made a loser out of me), que alcanzó el número 4 de las listas británicas a pesar de no ser incluido en Never a Dull Moment.

   never-a-dull-moment.jpg

 Never a Dull Moment (1972)

La carrera triunfal de Stewart continuó en el otoño de 1973 con la publicación del notable último disco de estudio de The Faces, Oh la la. Al año siguiente, el cantante volvió de gira con el grupo, aunque ya sin Ronnie Lane en la formación. En el mes de octubre de 1974 salió además a la venta el que sería último trabajo del cantante con el sello Mercury, Smiler, que si bien comparativamente es el más flojo de los álbumes grabados con esta discográfica, no merece las duras críticas que recibió. Lo cierto es que, a pesar de contar una vez con más con todos sus habituales colaboradores y nuevos músicos, el disco falla en las canciones de rock y presenta demasiadas y poco convincentes versiones, desde Chuck Berry y Sam Cooke a Bob Dylan y Carole King. Tampoco ayudaron las canciones cedidas por sus amigos Paul McCartney y Elton John: Mine for Me y Let me be your Car respectivamente, aunque ambos le hicieron los coros y tocaron el piano en la grabación. Lo mejor del disco se encuentra sin duda en Farewell, un nuevo tema folk de Quittenton y Stewart que repite la fórmula de Maggie May, y en la recreación de las bandas de jazz del Misisipi de Dixie Toot, compuesta por el dúo Stewart-Wood y respaldada por la Chris Barber Jazz Band. No obstante su algo decepcionante contenido, Smiler se benefició de la inercia del éxito de Stewart para llegar de nuevo al número 1 de ventas en Gran Bretaña.

smiler.jpg

Smiler (1974)

El fracaso musical de su último disco marcó el principio del fin de una etapa para Rod Stewart, que se cerró enseguida con la disolución de The Faces en 1975 y la ruptura de la colaboración musical con Ron Wood, que pasó a formar parte de los Rolling Stones. Como colofón, Stewart decidió dejar a Mercury y fichar por Warner Brothers y se trasladó a vivir a Los Angeles en Estados Unidos, con el fin de evitar el acoso de la Hacienda británica sobre sus ingentes ingresos. Con su nuevo sello, el cantante británico publicó en principio discos notables como Atlantic Crossing (1975), A night in town (1976) y sobre todo Foot loose and fancy free (1977), pero a partir de ahí comenzaron sus coqueteos con la música comercial y su nueva vida rodeado de lujos materiales y bellas mujeres, que dieron paso a una nueva y menos interesante etapa de su carrera. Pero eso ya es otra historia.

Los inicios de Rod Stewart con su maestro Long John Baldry
 

Una respuesta to “ROD STEWART (1964-1974)”

  1. wonderful post, very informative. I’m wondering why the opposite specialists of this sector do not realize this. You should continue your writing. I’m sure, you’ve a huge readers’ base already!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: